Una planta de hotel solo para mujeres

Un hotel de Copenhague dedica una planta de su edificio exclusivamente para mujeres. Ni el gerente, ni los botones, ni los ligues ni el mismísimo director general puede pisar la planta diecisiete del Bella Sky. Tan solo el jefe de seguridad podría romper el acuerdo tácito que mantiene al género masculino alejado de esa planta.

Por lo demás, el hotel mantiene una política muy estricta acerca de los visitantes masculinos. Si una de las mujeres que se aloja en esa planta ha ligado en la capital de Dinamarca, los empleados la animan a cambiar de habitación para no romper con la armonía de la planta “Bella Donna” (mujer guapa en italiano).

Una planta de hotel solo para mujeres - hotelderekpinkroom1Esta idea no es nueva, ya que en otros hoteles, especialmente en Estados Unidos, donde son muchas las mujeres ejecutivas que viajan de un lado para otro, se han implantado habitaciones conocidas coloquialmente como “pink room” adaptadas a las necesidades y gustos de las mujeres. Un hotel que ofrezca estas comodidades para el género femenino probablemente también incorpore servicios de peluquería, de compras o de estética.

En España podemos encontrar algo parecido en los hoteles Hesperia, donde además donan un euro a la investigación del cáncer de mama por cada reserva, iniciativa que se merece todos los aplausos.

¿Discriminación?

Yo diría que no. Es cierto que los hombres no pueden entrar en la planta Bella Donna, pero tienen todas las demás para andar a sus anchas. Además, en los baños públicos también se hacen distinciones y nadie arma ningún escándalo por ello. Esta iniciativa no debe llamar a errores: no es un ataque contra el hombre ni un levantamiento de la mujer, sino una simple medida para generar polémica, publicidad y ya, de paso, hacer más confortable la estancia del sector femenino en ese hotel y en los que la idea arraigue.

One Comment - Escribir un comentario

Post Comment