Observar el mundo desde una piedra

Observar el mundo desde una piedra - Kjeragbolten-300x200Observar el mundo desde una piedra. Precisamente eso es lo que puede hacerse desde la piedra del Kjeragbolten, un trozo de roca de apenas 1 m2, encajada en el abismo noruego.

A unos setenta kilómetros al este de Stavanger, en el condado de Rogaland, se encuentra el fiordo de Lysefjord, en un valle glacial esculpido durante la Edad del Hielo. Allí, suspendida a más de 900 metros de altura, se encuentra un trozo de roca de 5 m3 con más de 50.000 años, depositado allí durante el último periodo glacial, cuando el aumento del nivel del mar inundó los fiordos.

Observar el mundo desde una piedra - Kjeragbolten-Rogaland-Norway-300x225Encajada en una grieta del pico Ryfylke, la piedra del Kjeragbolten o Perno de Kjerag, se ha convertido en todo un reclamo turístico y, a pesar del vértigo que supone saltar sobre ella, hay días con más de media hora de cola para poder fotografiarse suspendidos sobre la roca. Es el momento de mayor tensión, ya que la mole de piedra no está encajada al mismo nivel que las paredes, sino que hay que bajar un pequeño escalón para posarse sobre su superficie que, todo hay que decirlo, es lisa e insegura.

Una vez lograda la hazaña, las vistas son impresionantes, sobrecogen hasta al más intrépido escalador.

Observar el mundo desde una piedra - Kjeragbolten-Norway-276x300Para llegar hasta este lugar, hay que realizar una caminata de 5 km de duro ascenso, que conviene hacer provistos de agua, alimentos, ropa cómoda y unas buenas botas de montaña.

Algunos tramos peligrosos, cuentan con cadenas para agarrarse y no patinar, ya que el lugar se encuentra helado la mayor parte del año.

Si os animáis, os recomiendo hacerlo en verano, y en un día despejado, para disfrutar del paisaje y poder sentir que no hay nada entre tú y un cielo azul intenso.

Post Comment