Ushuaia: ¡Más al sur no hay quien viva!

Ushuaia: ¡Más al sur no hay quien viva! - 311206_ushuaia
Ushuaia

Teniendo en cuenta que colonias de aves, bancos de peces, asentamientos humanos de cuatro casas y estaciones cientí­ficas difí­climente pueden considerarrse “ciudades”, Ushuaia es la ciudad más sureña del mundo. Personalmente soy enemigo de ir a lugares simplemente porque ostenten algún récord absurdo (la única capital de provincia de nombre capicúa, el lago navegable más alto del mundo, el bosque con más ardillas por kilómetro cuadrado, la ciudad con más españoles del mundo -Praga en verano- etc.), pero en el caso de Ushuaia no es ése su atractivo real. El principal atractivo de la capital de Tierra del Fuego radica en las bellezas naturales que lo rodean: lagos, bosques, montañas… El sueño de cualquier senderista que se precie. Aprovechando las largas horas de luz que ofrece el verano (hasta dieciocho entre noviembre y febrero), y la nieve a raudales que nos regala el invierno, hay mil lugares en los que perderse por los alrededores. Además, la ciudad es bien cuca, cuidadita, con una arquitectura y estilo que recuerdan a las ciudades portuarias alemanas o escandinavas: casas de madera con techos en pendiente deslizante, rodeadas de bosques tupidos.

Uno de los atractivos históricos de la ciudad es su cárcel, inactiva desde hace años, pero que fue utilizada durante mucho tiempo como cárcel-castigo (sin olvidar que toda cárcel es de castigo) por la extremada dureza de las condiciones que sufrí­an allí­ los reos. Ahora es un museo donde, además de contar con una reproducción del Faro del Fin del Mundo que inspiró a Julio Verne para su famosa novela, se organizan visitas guiadas. Menos morboso, y menos económico, desde Ushuaia existe la posibilidad de subirse a un lindo barco y hacer excursiones hacia tierras antárticas, y eventualmente visitar estaciones cientí­ficas. Si el bolsillo y tu ropa de abrigo te lo permiten, es una experiencia única (de la que no hablo más porque mi bolsillo no me lo permitió).

Una visita al Glaciar Martial, en las afueras de la ciudad, es obligada. Varios lagos y lagunas (Fagnano, Escondida, Roca) se encuentran más lejos pero accesibles, así­ como paseos y vistas panorámicas del Canal Beagle y la fauna local (pingí¼inos, lobos marinos…), sin olvidar el pequeño pero espectacular Parque Nacional Tierra del Fuego (llamada así­ porque lo primero que vieron los españoles al llegar hasta aquí­ fueron las columnas de humo de las fogatas encendidas por los indí­genas). Ushuaia es un excelente punto de partida para infinidad de excursiones y actividades en la naturaleza. La ciudad ofrece muchos servicios para el turista, desde restaurantes hasta alojamientos de todas las categorí­as.

Si lo que te motiva es la naturaleza, ya llevas demasiado tiempo delante de la pantalla del ordenador. ¡Ushuaia te está esperando!

www.ushuaia.gov.ar La página oficial de la Municipalidad (Ayuntamiento). Las páginas web de información turí­stica “oficial” abundan, cuidadito que no es realmente necesario reservar por adelantado casi nunca para casi nada, sólo servirá para que paguemos el doble y ocupemos un hotel semivací­o. Yo fui en plena temporada alta, y aunque es cierto que un par de lugares estaban llenos, la búsqueda de alojamiento no me llevó más de media hora.
http://es.wikipedia.org/wiki/Ushuaia Como siempre, Wikipedia ofrece interesante (menos que la mí­a, modestia aparte, pero interesante al fin y al cabo) información al internauta curioso.
www.e-ushuaia.com Otra página de la municipalidad con abundante información, centrada en el turismo.
www.tierradelfuego.org.ar/medioambiente/ushuaia Aprenda más sobre la variadí­sima fauna local.

Hay demasiados videos sobre Ushuaia en Internet, prueba de que no deliro al recomendarles el lugar. He aquí­ un par de ellos, que nos muestran las caras veraniegas, primaverales, otoñales e invernales del lugar, aunque con fondos musicales de dudoso gusto:

Preguntas Muy (o bastante) Frecuentes

¿Por qué deberí­a yo visitar Ushuaia?
Por los bosques y montañas que la rodean. Por el aroma a naturaleza que embarga el ambiente. Por su verano fresco y agradable. Por la limpieza y urbanismo de la ciudad. Por poder contar que sólo los cientí­ficos masoquistas y sin nada mejor que hacer han estado más al sur que tú.

¿Cómo se pronuncia Ushuaia?
Me alegra que me hagan esa pregunta. Hagan de cuenta que no está la “hache” y punto.

¿Hace mucho frí­o en Ushuaia?
¡Qué obsesión tienen con el frí­o los amables lectores de Guiadeltrotamundos! Cada vez que hablo de un lugar que no sea Almerí­a, ya están y-dale-molino con la pregunta. Ushuaia, como he dicho, es la ciudad más austral del Planeta Tierra. Claro, nosotros, que vivimos en el Hemisferio Norte, identificamos “norte” con frí­o y “sur” con calor. Pero en el hemisferio meridional las cosas son al revés: en otras palabras, en Ushuaia hace algo, bastante, o mucho frí­o, según la temporada. Es recomendable ir en primavera-verano (noviembre-febrero) puesto que el clima es muy hospitalario -fresco pero soleado- y sobre todo dispondremos de casi inagotables horas de luz (hasta dieciocho al dí­a) y en invierno (junio-septiembre) sólo de unas ocho. Ushuaia está en un bahí­a, rodeada de montañas y protegida de los vientos patagónicos, lo que hace que, sin ser un clima tropical, tenga temperaturas mucho más agradables de lo que uno sospecharí­a a priori. Ushuaia es visitable durante todo el año, con la salvedad de que no todas las actividades que nos ofrece este maravilloso lugar pueden hacerse en cualquier fecha.

Te pasas de positivo. ¿No hay nada malo en Ushuaia?
Sí­. Bueno, no. En realidad lo hubo. Esta zona de la Argentina fue en una de las que con mayor efectividad se llevó a cabo el genocidio contra la población originaria durante los siglos XIX y XX principalmente. De las tribus originarias apenas si quedan rastros ni rostros, esparcidos por pequeños asentamientos en islitas al sur de la ciudad. Una vergí¼enza que lleva el lugar en su memoria colectiva, de la que de todos modos ninguna culpa tienen los habitantes actuales ni mucho menos la naturaleza que los rodea.

¡Pero eso está en el culo del mundo! ¿Cómo llego hasta allí­?
En el culo, no, habla con propiedad. Está en el fin, el Fin del Mundo. Pero hay diversas formas de llegar. Durante mi estancia en Ushuaia conocí­ un brasilero que habí­a llegado hasta allí­ en coche, desde Sao Paulo (unos 8.000 kilómetros). Si no eres brasilero, no vives en Sao Paulo o no tienes vehí­culo propio, hay vuelos desde Buenos Aires y desde otras ciudades argentinas (como por ejemplo El Calafate, junto al cual se encuentra el famoso Glaciar Perito Moreno). Desde Rí­o Gallegos puede llegarse en bus, un viaje largo y tedioso, pero toda una experiencia (el cruce en Ferry que se hace en el trayecto permite observar los abundantes delfines del área). Y desde Chile hay opciones de bus-ferry, desde Punta Arenas. ¡Hay tantas maneras de llegar como excusas te inventarás para no irte!

3 Comments - Escribir un comentario

  1. Andres Acuña · Edit

    Me encanto Argentina. especialmente Buenos Aires, es una ciudad increible. Para recomendar los teatros de la calle Corrientes, los restaurantes Casa Roca -San Martin 579 pleno centro y La Oveja Negra Bolivar 860 San Telmo, dos lugares increibles que se come de ostias. Si van a Argentina no pueden dejar de visitar las Cataratas, El glaciar Perito Moreno, Salta y Jujuy y Usuhaia.

  2. Si, Chile, tiene una ciudad y unos pueblos mas australes, por lo tanto ¡¡MAS AL SUR SI HAY QUIEN VIVA!!

Post Comment