Ischigualasto: Cuando los dinosaurios dominaban la tierra

Tengo especial cariño a este lugar, que he visitado dos veces, una cuando era niño adorable y otra cuando joven apuesto, pero siempre como persona modesta. Ischigualasto es una palabra a la que se le atribuyen diferentes orí­genes, siendo la teorí­a más plausible la de su origen quechua, significando “lugar donde se posa la luna” (aunque por lo que yo sé, que no es mucho, Luna en quechua se dice Killa). Durante muchos años este paraje fue conocido popularmente como Valle de la Luna, el nombre heredado del hacendado que era dueño del terreno en los años 40 del siglo pasado; todaví­a hoy es normal que lo llamen de esta manera.

Aunque obviamente conocido por el hombre desde antes (¿de dónde si no vendrí­a su nombre indí­gena?) fue en 1870 cuando empezó a ser explorado, con la intenciónIschigualasto: Cuando los dinosaurios dominaban la tierra - 250107_ischigualasto de hallar carbón y otros minerales. Hasta 1927, esta fue la única “utilidad” del lugar, a pesar de la extrema dureza de las condiciones de extracción y transporte, pero en ese año se hizo un descubrimiento que cambiarí­a para siempre el interés de la zona: las primeras huellas fósiles. Aunque la explotación de carbón continuó, el área empezó a ser cada vez más interesante para paleontólogos y geólogos. Uno de los primeros paleontólogos en recorrerlo lo describió como “el paraí­so de los paleontólogos”. En 1942 se realizó el primer hallazgo de vertebrados, y en 1963 se encontró una nueva especie de dinosaurio (llamado Herrerasaurus en honor a Don Victorino Herrera, uno de los vaqueanos), especie que todaví­a a dí­a de hoy es uno de los más antiguos jamás descubiertos a nivel mundial. En 1971, para controlar un poco el despiporre de visitantes y saqueos de “coleccionistas”, es declarado Parque Natural, y sorprendentemente recién en el año 2000 recibe la certificación de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Sorprendentemente digo porque el Valle de la Luna es el único lugar en el mundo en que puede verse el perí­odo triásico (en el cual aparecieron los primeros dinosaurios sobre la tierra) de forma completa y ordenada, y las formaciones geológicas que se observan en el lugar tienen entre 180 y 230 millones de años. No sé a ustedes, pero a mí­ esas medidas de tiempo me marean. Ischigualasto es una posibilidad única de viajar en el tiempo.

Por motivo de la estupidez turí­stica -que es mayor que la humana, que a su vez, como dijo Einstein, es infinita- las visitas son guiadas por obligación, y muchos lugares están delimitados por piedras para no arruinar el paisaje natural. Muchos turistas acostumbraban a subirse a frágiles formaciones rocosas, o a llevarse recuerdos (disculpen el arrebato, pero se necesita ser gilip… imbécil) de valor imposible de calcular. Lo triste es que hay visitantes que lo siguen haciendo, “me llevo una piedrita por aquí­”, “un huesecillo por allá”… de verdad que me exasperan algunos infraseres. Por esto ahora el paseo se hace en fila de vehí­culos, o bicicletas, que también está esa opción, y sobre todo bajo la estricta vigilancia de los guardaparques, que tienen más paciencia que Job. “Señora, no se suba a esa formación antediluviana”, “Dí­gale a su hijo que no escriba su nombre en ese fósil, que a mí­ no me hace caso”, etc. El recorrido es muy interesante, y el lugar fascinante (como atestiguan las fotos que incluyo, tomadas de la página del parque; mi CD con las mí­as se rompió, grrrr). Una visita inolvidable: paisajes entre desérticos y lunáticos, formaciones rocosas imposibles, colores con tonalidades y contrastes de gran belleza, fósiles… ¡hasta una pista de bowling de millones de años de antigí¼edad!

Yo ya fui dos veces, y seguro que iré una tercera. ¿A qué esperas…?

www.ischigualasto.org La página oficial del parque. Información completa sobre la historia del lugar, su museo, tarifas, transporte…

www.lahueya.com.ar/index/parques/ischigualasto.htm Otra página algo menos agraciada en presentación y diseño, pero de contenido impecable.

Preguntas Muy (o bastante) Frecuentes

-¿Por qué deberí­a yo visitar Ischigualasto?
Por su geologí­a extraterrestre. Por su belleza desoladora. Por admirar las esculturas de Eolo (qué poético estoy esta mañana). Por conocer y caminar por el mismo suelo que pisaron los primeros dinosaurios, sin el fastidio de tener que esconderse de ellos para no ser devorados, algo que de todos modos no correspondió nunca al ser humano, digan lo que digan algunas pelí­culas.

-¿Cómo se llega a Ischigualasto?
El Parque Natural está en la provincia de San Juan, en la frontera con la provincia de La Rioja, Argentina. ¿No habí­a dicho Argentina todaví­a? Bueno, para eso están las etiquetas y categorí­as. No hay buses regulares: o se va en vehí­culo propio, o se contrata la excursión en alguna agencia turí­stica en San Juan. Puedes solicitar información aquí­. Este detalle de transporte no es excusa: el precio de transporte y entrada todaví­a merecen la pena. Yo fui en el vehí­culo de mis padres en 1987, y contraté una excursión en un hostal de Chilecito (un pueblecito encantador, situado en La Rioja, del que les hablaré en otra ocasión) en el 2005. ¡Cualquier edad y cualqueir medio, merecen la pena!

-No sé si merece la pena ir tan lejos a ver un montón de piedras.
Bueno, decir de Ischigualasto que es “un montón de piedras” es tan ajustado a la realidad como describir El Quijote como “un montón de árboles triturados, prensados, secados y manchados con tinta”. Merece mucho la pena, además en las cercaní­as está otro lugar de belleza natural incomparable: el Parque Nacional Talampaya.

4 Comments - Escribir un comentario

  1. Ahora entiendo de donde ha sacado la idea el ayuntamiento de
    Teruel!! 🙂

    http://www.dinopolis.com/

    Ahora en serio, no tenia ni idea que existiera tal lugar y
    ademas este catalogado como parque natural. Grascias a quien sea
    parece que se tiene sentido comun y se protege tantos espacios
    naturales como se puede (aunque es una pena reconocer que los
    humanos somos tan capullos que tenemos que ponerle vallas al
    campo para no destruirlo!!!) Aqui en España, harian falta mas
    parques, parajes protegidos y menos prohibir la acampada libre..
    En fin, que me desvio del tema, joer ya no solo geograficamente,
    sino culturalmente y lingüisticamente, Mirko se integra
    perfectamente en cada rincon del mundo que decide visitar y asi
    podemos ver y sentir a traveas de sus hojos y palabras no solo
    la belleza, sino la sociedad, la gastronomia, la lengua.. de todos
    aquellos lugares sobre lo que escribe.
    Como siempre, un articulito muy chulo, y creo que muy util para
    todos aquellos que deidan visitar tales lares

  2. La palabra dinosaurio ,de origen griego fue aplicada en 1941 por el naturalista ìngles Richard Owen . Significa “lagarto espantoso”.

    los dinosaurios aparecieron hace unos 230 millones de años , a mediados del periodo triasico en un ecenario muy distinto al actual

Post Comment