Portunhol, o idioma del futuro (y III)

Ya estamos cerca del final de este cursillo de portugués de andar por casa, o portunhol. Conocemos los trucos básicos, y hemos aprendido consejos de todo a cien -pesetas obviamente- sobre pronunciación. Ahora sólo nos falta bucear en las diferencias más acentuadas y comunes, para poder lanzarnos al interior de Brasil y manejarnos casi como un local (la ventaja de hablar castellano cuando se visita el paí­s más grande de Latinoamérica es impagable; si además eres de aquellos suertudos que disfrutan las ventajas del bilingüismo, y hablas catalán y no digamos gallego, el portugués te parecerá un juego de niños). Muchos verbos son idénticos al castellano o por lo menos muy parecidos. Por ejemplo:

comprar = comprar.
nadar = nadar.
volver = voltar.
bailar = bailar, daní§ar.

Pero no es en las coincidencias donde debemos fijarnos, al fin y al cabo salen de modo natural. Hay unos cuantos verbos de uso muyPortunhol, o idioma del futuro (y III) - 240207_portunhol común que tienen una gran -a veces abismal- diferencia. Cuando tengamos claros estos verbos de uso continuo, finalmente podremos afirmar sin tapujos que somos portunholfalantes o portuñolparlantes, e inscribirlo en nuestro Curriculum Vitae. Estos son, en mi opinión, esos verbos y palabras extremadamente importantes, que nos permitirán asomarnos (en la foto) a este idioma no-oficial :

gracias = obrigado (suelen omitir la o al pronunciarlo, sobre todo en ambiente informal).
tú = vocíª.
olvidar = esquecer (recalcar que c y z en Brasil se pronuncian como en el resto de América Latina: como una s).
recordar = lembrar.
necesitar = precisar.
buscar = procurar.
terminal de buses= rodoviária (no olviden que la r inicial y la rr se pronuncian como una j suave: /jodoviária/).
cambiar = trocar.
despacio = devagar (fale mais devagar vendrí­a a ser hable más despacio, una frase imprescindible sobre todo al principio).
basura = lixo (pronunciado /lisho/).
tirar = jogar.
bromear = brincar (broma es brincadeira).
tener = ter (yo tengo se dirí­a eu tenho) .
perro = cachorro (cualquiera sea su edad, pronunciado /cashorro/).
niño, niña = crianíça, menino, menina.
muchacho, muchacha = garoto, garota.
novio, novia = namorado, namorada.

Caso aparte son los dí­as de la semana. Religiosos como sólo ellos pueden ser, cuentan los dí­as no por oscuros motivos astronómicos, si no simplemente por el orden de los dí­as de la Creación. El domingo será domingo (Dí­a del Señor, en que comenzó la Creación del Universo), el primer dí­a de la semana. Los demás serán el orden secuencial de creación:

Lunes = segunda (segunda-feira si hablamos formalmente).
Martes = teríça (teríça-feira).
Miércoles = quarta (quarta-feira).
Jueves = quinta (quinta-feira).
Viernes = sexta (sexta-feira).

Hasta que llegamos al sábado, cuando dice la Biblia que Dios descansó, y la coincidencia con el castellano vuelve a ser total: sábado se dice sábado. Aunque al principio es incómodo y soltamos todo tipo de blasfemias por esa denominación cristiana, bien pensado es mucho más fácil, puesto que todo el mundo sabe que quinta viene después de quarta, por ejemplo, mientras que pocos sabrán a bote pronto que torsdag es el dí­a anterior a fredag en sueco (por poner un ejemplo crí­ptico para casi todos). Ante la duda, ya saben: el diccionario es la respuesta.

Como decí­a, estos consejos resumidos en tres entradas son sólo una primera aproximación. Con la práctica y el uso cada lector tendrá nuevas reglas y observaciones que hacer, pero para entrar sin miedos comunicacionales, es lo más básico que puede aprenderse. Yo acabé adorando el portugués, aunque nunca pasé de chapurrear el portunhol. Un idioma de nuevo acuño, con el que pude comunicarme casi como si fuera mi lengua materna. Y cada vez que algún local me preguntaba, asombrado por mi pericia, Vocí fala portuguís?, yo contestaba: Níço, eu falo somente portunhol. O idioma do futuro. Y los brasileros sonreí­an. Porque sabí­an que era cierto.

2 Comments - Escribir un comentario

  1. Alejandro Bermudez · Edit

    Está muy práctica tu guia de portuñol, te felicito. Cuando por motivos de trabajo visité Curitiba en Brasil, me enamoré del portugués, un idioma creo que bastante lejano (desafortunadamente) de mi México.

    Un abrazo.

Post Comment