¡Cuidado con la arena coriana!

Junto a la pení­nsula de Paraguaná, capitalizando el estado Falcón, se encuentra Coro, una de las ciudades coloniales más bellas de Venezuela. Además de sus casas de colores, y su cercaní­a estratégica a la fauna peninsular paraguanense y a la Sierra de San Luis, repleta de cuevas, rí­os, lagunas subterráneas y una de las simas geológicas más profundas de Sudamérica (no se ha llegado hasta el fondo, lo que motiva hipótesis y leyendas de toda clase).

Además del centro colonial, hermoso y cuidado, muestra viva de la importancia histórica coriana es el más antiguo asentamiento urbano (fundado en 1527) que ha perdurado hasta hoy en Venezuela- en las afueras de la ciudad se encuentra el Parque Nacional Los Médanos, ¡Cuidado con la arena coriana! - 190307_coroun auténtico desierto en la mejor tradición africana: dunas de arena perfectamente delineada, cielos de azul claro e intenso. El lugar es visitado por los corianos y corianas, fundamentalmente en fin de semana, cuando acuden con cerveza y coches llenos de altavoces. Si lo que buscamos es un espectáculo bucólico y un atardecer tranquilo y con suerte romántico, mejor evitar viernes y sábados.

Cuando paseen por los médanos, tengan mucho cuidado con sus cámaras, ya sean digitales o no, de fotos o de video. La arena del lugar es endemoniadamente fina y traviesa y, ayudada por el viento, se cuela en el objetivo. Mi cámara y la de muchos otros turistas conocieron un triste final en este lugar. Cuí­dense de la fotos rasantes, y a ser posible lleven su cámara en una bolsita de plástico.

Todos los consejos, dudas y cuestiones podrán resolverlas en mi posada venezolana favorita: El Gallo, llevada por un matrimonio franco-venezolano (él francés, ella venezolana). Organizan excursiones y disponen de habitaciones compartidas o privadas, y un ambiente muy agradable, con hamacas, mascotas, área común con juegos, y cocina. Contáctenlos por teléfono +58 (0)268 2529481, email (posadaelgallo2001’arroba’hotmail.com) o halando la campana situada en la entrada: calle federación 26, cerquita de la Plaza Bolí­var.

Museos, naturaleza, arte colonial, y un excelente punto intermedio entre el PN Morrocoy y Maracaibo. ¡Muy recomendable!

One Comment - Escribir un comentario

  1. Estimado mirko gracias por tus comentarios y tu recomendacion a los viajeros sobre nuestra posada y la hermoza y travieza arena de nuestro desierto, esperamos que sigas acumulando impresiones de cada lugar que pisas cuidate mucho y recuerda que el gallo es ya tu casa. Un gran saludo.

Post Comment