La espectacular Plaza del Comercio de Lisboa

Portugal es un país apasionante de Norte a Sur y de Este a Oeste. Lo tiene todo y es todo tan bello…

Si hay algún rincón en Portugal que merece la pena ver, conocer, disfrutar y sentir, especialmente los amantes de las ciudades, ese rincón es Lisboa, la capital del país.

Lisboa es una ciudad diferente, con un encanto muy particular y de una belleza casi indescriptible. Y si debemos destacar algo de ella, podríamos empezar por su espectacular y majestuosa Plaza del Comercio.

La espectacular Plaza del Comercio de Lisboa - plaza_del_comercio_

La Plaza del Comercio está situada en A Baiza, una de las zonas más concurridas de la parte histórica de Lisboa. La plaza espectacular por mucho motivos, pero mucho tiene que ver en su belleza las vistas que ofrece al estuario del Tajo, ya que por uno de los lados, la plaza está abierta.
Hoy, justo frente al Tajo podemos encontrar el Arco del Triunfo. En el centro de la plaza se encuentra una enorme estatua ecuestre de Do. José I. Se trata de una estatua de bronce obra de Machado de Castro, pero el paso del tiempo la ha ido tiñendo de un color verde que la caracteriza y la ha convertido en una obra única. La parte en la que se situaba el Palacio de la Ribeira, tras ser destruido por el terremoto, se sustituyó por edificios que se pintaron de amarillo; la Revolución de 1910 hizo que el color amarillo se sustituyera por el color de los republicanos, el rosa, pero desde hace ya algún tiempo ha recuperado el color original, el amarillo.

Los edificios de la Plaza del Comercio acogen, sobre todo, oficinas ministeriales y espacios destinados a otras funciones públicas.

La Plaza del Comercio no es sólo la plaza más importante de la ciudad de Lisboa, sino que además es una de las plazas más grandes de Europamide unos 180 x 200 metros.

Manuel I, cansado de vivir cerca de lugares donde se encontraban las murallas que protegían la ciudad, decidió mandar a construir un nuevo palacio en 1511. El palacio se construyó y la familia real abandonó el Catillo de Saõ Jorge en que siempre había vivido para trasladarse al palacio de la Ribeira, situado en la Plaza del Comercio. Pero ese palacio quedó reducido a escombros tras el terremoto de Lisboa en 1755.

Si visitas Lisboa, tienes una cita ineludible en la Plaza del Comercio.

Post Comment