Especial San Valentín: ciudades del amor – París

La capital del amor por antonomasia es, sin lugar a dudas, París. De ella se dice que se respira un aire romántico, que la puesta de sol vista desde la Torre Eiffel es una de las más hermosas de todo el continente y que hasta el idioma suscita una ternura sin par. ¿De verdad París puede ser el centro de los enamorados?

Actividades para San Valentín en París

En realidad, no hace falta esperar al día mundial de los enamorados para demostrarle a tu pareja cuánto aprecias el amor que te brinda, pero no está demás tener una fecha “obligatoria”, solo para tener la excusa de hacer un regalo y compartir un momento romántico.

Si decides hacer un viaje a París, toma nota de las actividades románticas que te proponemos. Empezamos por las más baratas y terminamos por las que se suben un poco del presupuesto. Allá vamos.

Paseo por el Sena

Vale. Este es obligatorio aunque la visita no sea en parejita, pero lo incluyo en la lista porque es gratis, es bonito y es muy satisfactorio. No conozco a nadie que no haya disfrutado al caminar por la ribera del río; incluso se puede alquilar una bicicleta o hacer un picnic.

Paseo por la zona de Nôtre-Dame

Otra actividad con coste cero y muy bonita, especialmente de noche cuando la ciudad se ilumina y le da un toque entre íntimo y encantador, poco misterioso, pero muy confortable.

Picnic en el puente des Arts

A lo mejor te parece un plan fácil y un poco cutre, pero no lo descartes de inmediato, que allí es una opción muy demandada tanto por parisinos autóctonos como por turistas, y que el emplazamiento de este puente es inmejorable.

Especial San Valentín: ciudades del amor - París - love-hotel1Ir al “Love Hotel”

Es un hotel que cobra por horas cuyas habitaciones son, ejem, temáticas. De estos hay muchos en Tokio, pero en París solo hay uno. El precio ronda los 25 euros por hora. No hay muchas habitaciones ambientadas todavía, pero tienes una para sadomasoquismo, un palacio oriental o la cabina de un capitán. Elige de acuerdo a tus fantasías. La idea es fantástica y deberían promoverse más proyectos como éste.

Cena-crucero por el Sena

Si con el paseo crees que te quedarás corto, siempre puedes llevar a tu persona especial a cenar en un barco mientras éste deambula por el río Sena. Si se marea con facilidad, es mejor evitar esta opción, no sea que se estropee la noche. Hay muchos y variados precios, ya que estos dependen de la calidad y los servicios que contrates. No tiene por qué ser muy caro, pero, desde luego, habrá que rascarse el bolsillo.

Pasarte por el museo del sexo

Y, por supuesto, la visita al museo del erotismo de París es completamente obligada. ¿Qué mejor fuente de inspiración?

Que disfrutéis, trotamundos.

 

 

Post Comment