Algunos secretos de ROMA

Roma, Ciudad Eterna, escenario de cientos de películas, inspiración para miles de artistas, destino turístico de millones de trotamundos… Esta ciudad italiana desprende un encanto particular y propio que hace que volver a verla no sea una opción cansina, sino entusiasta. Nadie puede hartarse de pasear por Roma y descubrir sus maravillas ocultas porque nunca, lamentablemente, terminará de conocerla del todo. No obstante, desde Guía del Trotamundos te revelamos algunos secretos de Roma.

Algunos secretos de ROMA - Through-the-keyhole-300x2001Agujero secreto en Santa Maria del Priorato

Puede que esto suene obsceno, pero doy fe que no lo es. Para descubrir el primer secreto debemos pasar por la parte trasera de la Piazza dei Cavalieri di Malta y dirigirnos a la iglesia de Santa Maria del Priorato. Allí, en la cerradura de bronce de la puerta, daremos con lo que buscamos. A través del agujero pequeño se ve perfectamente enmarcado por los árboles y matorrales la Basílica de San Pedro. Es un regalo para la vista, un privilegio solo para los más curiosos.

Cementerio protestante de Roma

Habemus papam nuevo, Francisco I se ha puesto. No por albergar la Santa Sede Roma es toda una ciudad católica. Tenemos reservada una parte para los protestantes que debe visitarse. Es un cementerio muy bien conservado cuyas paredes (la mayor parte) pertenecen de verdad a la vieja ciudad, lo que ha mantenido a salvo las tumbas de los fieros ataques bárbaros que se sufrió hace más de cien años. En el cementerio protestante de Roma podemos encontrar personaliades célebres como John Keats, Percy Shelley o el hijo de Goethe.

La escalera secreta de San Pedro

Vale. Llamarla secreta es un poco exagerado, pero la verdad es que la mayor parte de los turistas que se pasean por la Basílica de San Pedro no saben que pueden subir a la cúpula (tras pasar por caja, que estos curas no son una ONG… No, es broma. Sitios como ese necesitan un mantenimiento que no podemos negarles). En total, hay unos 500 escalones que desafían al trotamundo más enérgico. Se puede usar el ascensor, aunque eso no evita del todo tener que mover las piernas. El pasaje es angosto y las vistas, aunque hermosas desde la cúpula, se pueden conseguir desde otras partes de Roma.

Las entrañas de San Clemente

Dicho así, soy consciente de que tiene un toque gore, pero no os asustéis, queridos, que no vamos a rajar a nadie. En la Basílica de San Clemente encontramos nuestro siguiente secreto, pues la parte nueva de esta iglesia se construyó en el siglo XII y es muy recomendable que se visite por la belleza del arte y los mosaicos que posee. No obstante, nosotros nos adentramos por otra razón tan singular como los secretos que hemos ido desvelando y es que las escaleras que conducen hacia abajo nos llevan a lo que fue una iglesia del siglo IV. Increíble, ¿no? Os recomendamos que al pasear por la iglesia subterránea disfrutéis del asombroso arte grabado en las paredes. Aun más abajo, si te atreves, hallarás un nuevo tesoro: un templo de Mitra datado del siglo II con su altar. Adentrarse en la basílica de San Clemente es darse un baño de historia pura y dura.

¿Conocéis vosotros sitios poco famosos o visitados de Roma que merezcan la pena? ¡Deja tu comentario y da tus sugerencias a otros trotamundos!

Post Comment