Hoteles con encanto y otras pequeñas joyas

Con el paso de los años, nuestra forma de viajar ha ido cambiando al mismo ritmo que cambia la sociedad. Atrás quedaron las largas vacaciones playeras de complejo residencial, o los saturados hoteles de Torrevieja. A la hora de viajar, cada vez nos decantamos más por elegir lugares con una historia propia y con personalidad.

A esto se une que cada día existen más ofertas y sobre todo más verticales y personalizadas. Lo que antes era una opción casi por defecto, ahora se convierte en todo un abanico de posibilidades en las que es fácil perderse.

Por ello ya sea en el campo, en la playa o en la jungla de asfalto, no queremos renunciar a encontrar esos hoteles con encanto que convertirán unas vacaciones ordinarias en todo un lujo para los sentidos.

Hoteles con encanto y otras pequeñas joyas - 126416-1327415662-300x225

¿Quién no ha soñado con alojarse alguna vez en un castillo medieval  o pasar la noche entre los inquietantes muros de un convento? Posibilidades hay tantas como pueda alcanzar nuestra imaginación… Estadías históricas, románticos hoteles en medio de la naturaleza, áticos de lujo con vistas a la ciudad, hoteles con aventuras de misterio, sitios especializados en niños u hoteles que no los admiten… ¡Hay para todos los gustos!

Hoteles con encanto y otras pequeñas joyas - castillo-del-bosque-la-zoreda-oviedo_big-300x200

En la Guía del Trotamundos nos encantan las historias con personalidad, por eso os invitamos a que nos contéis cuáles son vuestros hoteles con encanto favoritos.

Sitios diferentes, distintos a lo que habíais conocido hasta la fecha, ese lugar al que recomendaríais a vuestros mejores amigos, para estar con la pareja, con tus amigos, con tus hijos, todo vale, porque en realidad, simplemente el viajar ya posee ese encanto.

Una vez un amigo me contó que el cuando viajaba a un sitio realmente lo hacía tres veces. Primero cuando preparaba el viaje, se documentaba, decidía que tenía que ver… segundo cuando estaba en el sitio, disfrutando cada paisaje, cada piedra, cada rincón, y finalmente cuando recordaba el viaje.

 

Post Comment