Lago de las medusas doradas

Lago de las medusas doradas - 051409_jellyfish_lake_aerial_nps_crop340-242x300Casi todos nos estremecemos cuando vemos nadando cerca de nosotros una medusa, ese pequeño animal marino campaniforme y transparente que puede arruinarnos un día de playa sin nos ataca con sus tentáculos urticantes. Sin embargo, se trata de un ser de una belleza casi hipnótica, con sus extrañas formas y sugestivos colores.

Pues bien, existe un lugar en la tierra llamado el lago de las medusas doradas donde es posible observarlas a millares, incluso sumergirse y nada entre ellas sin peligro. Se trata de un lago marino llamado Tketau Ongeim’l, situado en  la isla de Eli Malk que se encuentra en la región de Palaos, al Este de las Islas Filipinas, en el océano Pacífico.

Se trata de un lago que hace más de 10.000 años estuvo conectado con el mar, pero el pasillo natural que conectaba ambos espacios terminó cerrándose, creando un ecosistema único para estos animales, que al verse privados de los peligros marinos, fueron modificando su anatomía hasta reducir sus  tentáculos  venenosos hasta volverse imperceptibles e inofensivos al hombre.

Lago de las medusas doradas - 544774913_67a8ab715f-300x199En este lago habitan más de cinco millones de medusas doradas que configuran todo un espectáculo para los bañistas que se animan a nadar entre ellas.  Curiosamente, las medusas repiten cada día un peculiar viaje siguiendo la trayectoria del sol, ya que conviven con una especie de alga que entre sus tejidos y que necesita la luz solar para sobrevivir.  De ese modo, todos los días se desplazan de una orilla a otra del lago y por la tarde, vuelven a regresar.

Existen ciertas normas para bucear en el Tketau Ongeim’l sin molestar a las medusas, como la prohibición de usar bombonas de oxígeno o de sumergirse por debajo de los 3 metros, ya que del lecho del lago mana sulfuro de hidrógeno que es tóxico para los humanos y se absorbe a través de la piel.

Además de las medusas, el lago cuenta con una nutrida fauna que va desde peces, esponjas y moluscos, hasta pequeños reptiles, aves y murciélagos que habitan en los árboles del manglar.

Post Comment