Las simas de Sarisariñama

Las simas de Sarisariñama - Simas-venezuela-300x176En Venezuela, cerca de la frontera con Brasil se encuentra el Estado de Bolívar, y en su extremo suroeste, un selvático Tepuy denominado Parque Nacional Jaua-Sarisariñama, encierra una misteriosa y extraña orografía.

Los tepuis son un tipo de mesetas de superficie plana, cuya pendiente se corta en abruptas paredes verticales, pero en este lugar del planeta, el tepuy de Sarisariñama es además un sitio aislado por la selva amazónica, situado a más de 2.000 metros de altitud.

Pero lo que realmente lo convierte en un lugar único, son las enormes simas circulares que rompen la espesura boscosa de su selva.

Las simas de Sarisariñama - Sarisariñama-300x268Se trata de una serie de agujeros de hasta 350 metros de diámetro con profundidades que van de los 300 a los 500 metros.   Las simas parecen haberse formado por la erosión producida por los ríos subterráneos que recorren el terreno y su acceso a ellos está prohibido a los turistas. Solo los científicos e investigadores tienen acceso a estos enclaves del Parque Nacional, con el fin de preservar los micro-ecosistemas que encierran cada uno de sus agujeros.

Al parecer, cada depresión circular está poblada de vegetación y seres vivos que pueden ser únicos en el planeta debido a sus condiciones especiales.

Las paredes de las simas aparecen despobladas, pero en su interior, el suelo luce verde, sembrado de especies endémicas.

Las problemas de acceso dificultan conocer bien la fauna del Parque, del que se han inventariado algunas especies de reptiles y  mamíferos, sin embargo, el interior de los agujeros puede estar lleno de sorpresas orgánicas que aún están por descubrir.

La primera expedición a la zona se llevó a cabo en el año 1974 por el naturalista venezolano Charles Brewer-Carías, pero actualmente, sin los permisos pertinentes, solo es posible visitarlos desde helicóptero.

Post Comment