El camino de la muerte

El camino de la muerte - Valle-de-las-yungas-300x197El camino de la muerte es el nombre con el que se conoce a la antigua carretera que une la ciudad de La Paz con la región de Los Yungas, en Bolivia.

Se trata de una carretera que fue construida hacia 1930 por prisioneros paraguayos durante la Guerra del Chaco, disputada durante esta década entre Bolivia y Paraguay.

Se trata de una sinuosa carretera sin guardarraíles, que une la ciudad pacense con la selva del noreste, recorriendo una distancia de 80 kilómetros, 15 de los cuales ascienden desde los 3.600 a los 4650 metros de altitud.

El camino de la muerte - Carretera-Yungas-300x179El camino asciende y desciende entre curvas cerradas, con una anchura que en algunos puntos no supera los tres metros. Los vehículos han de conducir por la izquierda para tener mejor visión del lado del precipicio, cuyo abismo supera en algunos tramos los 800 metros de altura, y los conductores, han de luchar contra todo tipo de vicisitudes, como el mal estado del asfalto, los desprendimientos que se producen desde las laderas, las lluvias frecuentes y la niebla de los metros más elevados, que imposibilita peligrosamente la visión.

El camino de la muerte - Camino-muerte-300x225El número de accidentes que se producían en la carretera a Los Yungas superaba los 200 anuales, dejando un número de víctimas en torno a las 95 muertes anuales. El más notorio se produjo en el año 1983, cuando un autobús ocupado por un centenar de pasajeros, se precipitó al abismo sin dejar supervivientes.

Este trágico número de siniestros llevó a las autoridades a construir una ruta alternativa, más larga, pero más segura. La vieja carretera de la muerte sigue siendo transitada por aventureros que practican el ciclismo de riesgo o por algunos chalados que se retan en carrera o que buscan un chute de adrenalina. Lamentablemente, muchos de ellos siguen perdiendo la vida en esta carretera macabra que, no obstante, cuenta con unas vistas y un entorno natural paradisíaco.

Post Comment

¡Ediciones Letra Grande hace literatura para todos!