La Mano del Desierto

La Mano del Desierto - mano-desierto-3-300x198“Una pausa poética en medio del desierto”, así es como describe Mario Irarrázabal su Mano en el Desierto, una enigmática obra que ha inducido a todo tipo de interpretaciones.

La Mano en el Desierto es una gran escultura de la que nunca os habíamos hablado en esta guía aventurera. La obra, terminada en 1992 por el escultor chileno, emerge de las arenas del asombroso Desierto de Atacama, a 75 kilómetros de la ciudad de Antofagasta, al norte de Chile. La Mano del Desierto - Mano-del-desierto-de-Mario-Irrarazaval-300x225Precisamente fue una corporación de esta ciudad, la Corporación Pro Antofagasta (PROA), que apoya programas de desarrollo local, cultural, y turístico y se encarga del mantenimiento de la pieza, expuesta a las inclemencia del clima y de algunos turistas, que no se cortan a la hora de hacer grafitis o inscripciones en su superficie.

La mano del Desierto tiene once metros de altura y está construida en cemento. Un armazón de hierro sustenta la pieza, que se levanta solitaria de entre las arenas como si alguien, desde el fondo de la tierra, tratara de emerger a la superficie.La Mano del Desierto - 1158531020_f-225x300

Poco se sabe del significado de la obra, ya que su creador solamente se ha referido a ella como una metáfora de la vida y la muerte, como la conexión entre el hombre y el universo. Cuando uno la observa no sabe si saluda, si dice adiós, si da el alto o si pide ayuda.La Mano del Desierto - FOTO20020101024000558-290x300

De cualquier forma, la obra es inquietante y consigue despertar en cualquiera que se plante frente a ella diferentes interpretaciones. Precisamente, el arte es sugestión y emoción y, en ese sentido, la Mano del Desierto cumple a la perfección con su propósito.

Post Comment