Portunhol, o idioma del futuro (I)

Cuando visité Brasil yo no sabí­a ni cómo se decí­a “gracias” en portugués (que por cierto se dice “obrigado”). Mis dos primeras semanas en Brasil fueron traumáticas, pero poco a poco me fui habituando a la colorista lengua local (suficientemente distinta al portugués de Portugal como para que ambos se acusen entre sí­ de hablar una jerga incomprensible). Cuando dejé el paí­s atrás, cien dí­as después de entrar, podí­a mantener conversaciones dignas (dejando de lado la fí­sica cuántica y la literatura existencialista como temas de debate) y desde entonces, cada vez que me encuentro con un brasilero o brasilera, intento practicar un poquito el idioma, para poder seguir teniendo la desvergí¼enza de afirmar en mi Curriculum que tengo “nociones de portugués”.

Escapa al espacio, objetivos e ingresos de esta página -y sobre todo a mis conocimientos- el convertir esto en un curso en lí­nea para aprender portugués, pero les daré algunos trucos que facilitarán la tarea. Portugués y castellano son idiomas muy parecidos, y la clave en el mutuo entendimiento se basa en lo siguiente: el esfuerzo de una de las partes es condición necesaria pero no suficiente. Es decir, si el hispanohablante se esfuerza en pronunciar con cuidado y entender palabras similares pero ni iguales a las nuestras, no será suficiente si el lusoparlante no hace lo mismo. Eso sí­, si el esfuerzo es mutuo, la comunicación será razonablemente fluí­da, y a nivel turista, mucho más que suficiente. Como idiomas hermanos que son, tienen mucho en común. Les sorprenderá descubrir que muchas expresiones en portugués parecen tomadas del “castellano antigüo”; ellos tienen idéntica sensación, pero de signo contrario. Hay un par de reglas que, sin ser absolutas y tener excepciones, nos dan una aproximación más que válida, al menos para empezar a soltar la lengua.Portunhol, o idioma del futuro (I) - 210207_portunhol

REGLA 1: Lo que en castellano termina en –ción o sión, en portugués terminará en –síço. Ejemplos: evolución es evolusíço, televisión es televisí£o. La virgulilla (qué bella palabra) de la íç no es gratuita: sirve para algo. Originalmente, esa virgulilla fue una n que el tiempo y el uso absorbió, situándola donde se encuentra ahora. Aprender la utilidad de ese gusanito de nombre sugerente supuso un gran salto de calidad en mi pronunciación portuguesa. Es decir, la pronunciación en portugués no serí­a simplemente decir “televisao” a secas, tal cual lo leemos (ignorando la virgulilla). Hay que hacer un esfuerzo nasal y pronunciar el final de la palabra como si tuviéramos un constipado, aspirando una n imaginaria, representada por esa ’tilde’ sobre la a: íç. Una vez que escuchen la sonoridad en vivo y en directo, se acabarán sus dudas sobre la pronunciación, y sobre lo acertado de mi comparación.

REGLA 2: Lo que en castellano empieza por h, en portugués empieza por f (a veces con ligeras variaciones). Ejemplos: hormiga es formiga, haba es fava, hacer es fazer, hablar es falar, etc. Esta regla, al contrario que la anterior, que es de efectividad casi 100%, tiene muchas excepciones y a veces podemos caer en el ridí­culo más horrible, por ejemplo si decimos forrible queriendo decir horrible (lo correcto serí­a horrí­vel). Pero a pesar del riesgo, ante la duda merece la pena usar esta regla: lo peor que puede pasarnos es que se rí­an de nuestros patéticos esfuerzos, o nos fechen del restaurante, aunque echar de expulsar va sin hache, y encima en portugués se dirí­a botar para fora.

Con muy poquito esfuerzo y algo de ayuda divina (en la foto) haremos del portunhol o portuñol (sutil mezcla de ambos idiomas) el segundo idioma de Latinoamérica. Vayan estudiando estas dos fáciles y prácticas reglas, y mañana seguimos con más.

2 Comments - Escribir un comentario

  1. Me gustaron mucho las “Dicas” para aprender portugues…..yo estoy viviendo en Brasil hace 3 meses. tenes razon sobre la regla numero uno….esta, es 100% efectiva…..!!!!
    Abrasos, espero las proximas reglas.

Post Comment