La fortaleza del foso

La fortaleza del foso - castillo-de-bodiam-3-300x200
By fotosimagenes.org
La fortaleza del foso - castillo-de-bodiam-7-300x199
By fotosimagenes.org

Al sureste de Inglaterra, en el condado de East Sussex, existe un castillo medieval con aspecto de fortaleza, salvaguardado por un foso que se conoce como el Castillo de Bodiam.
Se trata de un castillo medieval construido en 1385, cerca de la localidad de Robertsbridge. Al parecer, la fortaleza fue levantada por Sir Edward Dallyngrigge, un vasallo del rey que tuvo un papel importante durante la infancia del rey Ricardo II, que hereda el trono a la edad de 10 años, y quien le pide que levante la fortaleza para defender la zona de los ataques que sufría la región, envuelta en serios problemas ocasionados por la Guerra de los Cien años. El sur de Inglaterra era, precisamente, una zona de continuos ataques y revueltas.
Precisamente durante los enfrentamientos con los franceses, Sir Edward Dallyngrigge había conseguido hacer fortuna y accede a llevar a cabo la obra. El castillo es una construcción de planta cuadrangular, rematada en todas sus esquinas por torres circulares, con una única y excelsa puerta de entrada rematada por matacanes que realza aún más su aspecto de fortaleza.
Tiene la peculiaridad de estar protegido en todo su perímetro por un amplio foso alimentado en sus frentes norte y sur por manantiales, que lo mantienen siempre lleno.
El estudio reciente del monumento dejó demostrado que, bajo una apariencia meramente defensiva, se encubría una cómodas residencia protegida apenas por muros de escaso grosor, si se comparar con otros baluartes de defensa. Sin embargo, ya fuera por la seguridad que parecía ofrecer al castillo el foso, o por pura providencia, la fortaleza nunca fue atacada.
El castillo de Bodiam estuvo regido por varias generaciones de Dalyngrigges, pasando finalmente a familias adineradas de la región, como fueron los Lewknors. Después del siglo XVII, el castillo fue abandonado hasta mediados del siglo XIX, años después es parcialmente restaurado hasta que su último propietario, Lord Curzon, lo dona tras su muerte a la National Trust for Places of Historic Interest or Natural Beauty, fundación que se encarga de recuperar y restaurar los edificios históricos de Gran Bretaña.

Post Comment