Ait Benhaddou en Marruecos: una ciudadela de barro cinematográfica

Ait Benhaddou en Marruecos: una ciudadela de barro cinematográfica - ait-benhaddou-7-300x199
Por fotosimagenes.org
Ait Benhaddou en Marruecos: una ciudadela de barro cinematográfica - ait-benhaddou-6-300x200
By fotosimagenes.org
Ait Benhaddou en Marruecos: una ciudadela de barro cinematográfica - ait-benhaddou-8-300x199
By fotosimagenes.org

A los pies de la cordillera del Alto Atlas, al noroeste de África, en Marruecos, se extiende un valle en el que las aguas de montaña han formado ríos y zonas húmedas, cuyos márgenes fueron ocupados desde hace siglos por tribus bereberes, que gracias a dominar estas tierras húmedas donde eran posible el cultivo de palmeras, se fueron asentando en pequeñas poblaciones dando lugar a lo que se conoce como kasbah: pequeñas ciudadelas fortificadas.
Esta zona, que se extiende por el valle del río Ounila, desde la kasbah de Telouet hasta la ciudad de Ouarzazate, era la zona de paso de las caravanas comerciales que transitaban entre el sur de África y Marrakech. Sus habitantes no tardaron en controlar el paso montañoso abasteciendo a las caravanas por toda la ruta comercial, construyéndose kasbahs que vivían del refugio que ofrecían a estos comerciantes. Este hecho, junto a la explotación de unas minas de sal cerca de Telouet, propiciaron el enriquecimiento de las kasbash dando lugar al desarrollo de su arquitectura de barro, que pronto acogerá palacetes y torres almenadas, y se verá salpicada por una pródiga decoración geométrica y de arcos ciegos en los últimos tramos de muchos de sus edificios.
Las kasbahs estaban edificadas en adobe, ladrillo construido a base de barro, paja y agua, secados al sol. Un material que pese a su aparente fragilidad, ha resistido a lo largo de los siglos y es un excelente aislante del frío y el calor, algo muy importante para las viviendas de la zona, sometidas a grandes cambios climáticos.
De todas ellas, la kasbah de Ait Benhaddou es de las más conocidas y mejor conservadas, sobre todo, a raíz de ser nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.
Esta ciudadela de barro, ha sido escenario de importantes rodajes cinematográficos, como Gladiator, Jesús de Nazaret, Laurence de Arabia, Alejandro Magno, entre otras.
Los pocos habitantes que aún residen en la ciudadela vieja, viven del turismo y de la venta de objetos de artesanía. Al otro lado del río Ounila, ha crecido la ciudad nueva, desde donde es posible el uso del automóvil para transportarse.

Post Comment