San Gimignano

San Gimignano - gimignano-2-300x212
By fotosimagenes.org
San Gimignano - gimignano-8-300x200
By fotosimagenes.org

Más de una docena de esbeltas torres custodian la pequeña ciudad de los rascacielos de Sienna. Está situado en pleno valle de Elsa, en la Toscana, a 53 km de Florencia. Se trata de San Gimignano, que parece haber sido ocupado en su origen por los etruscos, nombrado así durante el S. X en honor al Obispo de Módena, quien parece haber defendido la localidad de las invasiones bárbara, obrando una espesa niebla que encubrió a la ciudad librándola del ataque de los hunos.
La localidad estaba situada en una zona de peregrinaje, ofreciendo descanso a los peregrinos que se dirigían a Roma, especialmente desde Francia. Este hecho posibilitó que la ciudad creciera considerablemente y que sus habitantes se enriquecieran en buena medida. El resto lo hizo el cultivo de azafrán y de viñas, de cuya uva blanca se producía el vino vernaccia, que hoy en día tiene su propia denominación de origen. Así pues, se cuenta que las familias más ricas competían entre sí por construir la torre más alta dentro de la villa, para dejar constancia de su poder y fortuna. Tan singular disputa tuvo por resultado la particular estética que hoy en día guarda San Gimignano, que puede recordarnos a un pequeño Manhattan en piedra, que llegó a contar con 72 torres en su época de mayor esplendor.
San Gimignano se acomoda en torno a dos calle principales: la Via San Matteo y la Via San Giovanni, y cuenta con cuatro plazas: En torno a la Plaza del Duomo se encuentran edificios como El Palacio Comunal, la Torre Grossa, que es la más alta de la ciudad, el Palacio del Potestad, la torre Rognosa y la torre de Chigi. En la Plaza Pecori, la logia de la Anunciación; en la Plaza de la Cisterna, se disponen numerosas casas palacio con sus torres.
En cuanto a la arquitectura religiosa, destacan de entre todas las iglesias que hay en San Gimignano, la Colegiata de Santa María de la Asunción y la Iglesia de San Agustín. En ambas se pueden apreciar bellos frescos de los artistas más importantes de la época.
Sin duda, es un lugar singular, repleto de edificios civiles y religiosos que merece la pena conocer.

Post Comment